20/06/2024
Locales

«Después de perder las elecciones, Alfaro nombró a 1700 empleados con sueldos promedio de 260.000 pesos»

La intendenta de San Miguel de Tucumán, Rossana Chahla, firmó ayer el Decreto Nº 6314 con el que dejó sin efecto más de 500 designaciones que realizó el ex intendente Germán Alfaro desde el 1 de septiembre al 27 de octubre, tras perder las elecciones y antes de abandonar la Intendencia.

Hoy, el contador general del municipio, Marcelo Albaca, se refirió a esta decisión tomada ayer por la jefa municipal, que ni bien asumió su cargo, encargó a la contaduría general y también a una universidad nacional en una auditoría de recursos humanos. Indicó que después de perder las elecciones Alfaro nombró a 1700 empleados, con sueldos promedio de 260 mil pesos mensuales.

El funcionario explicó que este relevamiento se dio ya que el primer día de la gestión de Chahla, en el edificio de 9 de Julio y Lavalle, cerca de un centenar de personas consultaron cuál era su lugar de trabajo. “Eran unas 100 personas que estaban en la municipalidad que preguntaban donde iban a trabajar, donde iban a prestar servicio. Ni ellos sabían”, contó.

“A raíz de esto se inició un proceso de control y se detectó que en los últimos 60 días hubo una serie de incremento de la planta permanente del municipio que asciende a 551 personas”, detalló.

De ese universo de empleados que ingresaron en forma irregular, Albaca señaló que un grupo de 200 personas ingresó a planta permanente sin tener ningún tipo de antigüedad. “Muchos de ellos no cuentan con legajos completo, ni siquiera está la fotocopia de su DNI”, agregó.

El resto contaban con contratos temporarios, que se vencen el próximo 31 de diciembre. “Estos cobraban $30.000 y después se los pasaba a planta”, afirmó el contador.

Además, gracias a la auditoría, la nueva gestión encontró que en los últimos cinco meses de gobierno de Germán Alfaro al frente de la Capital, se nombraron en planta permanente 1.700 empleados, con un sueldo promedio de casi $260.000. “Se ha encontrado a muchas personas con antigüedad de seis o siete años sin foja de servicio, que no prestan servicios en el municipio. El objetivo de esto es limpiar la planta para que queden los que prestan trabajo para los vecinos. Ellos no tienen por qué preocuparse”, aseguró. Y cerró: “Nos encontramos con muchos empleados fantasmas”.

Esta “limpieza” de personal contratado de forma irregular por el exintendente Alfaro, le significaría $4.000 millones de ahorro total al Municipio en una primera etapa, lo que implica $200 millones menos al mes de erogaciones salariales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *