20/05/2024
Espectaculos

El Ballet Estable de la Provincia presentará nuevas funciones de “La Bayadera”

Las funciones tendrán lugar el viernes y sábado a las 21 y el domingo a las 20 h. en el Teatro San Martín (Av. Sarmiento 601), con entrada libre y gratuita. Es una producción del Ente Cultural de Tucumán.

Los días 21, 22 y 23 de julio, el Ballet Estable de la Provincia, conducido por su actual director Ángel Gómez, repondrá una de las obras fundamentales del repertorio de las compañías de danza clásica: “La Bayadera”, con la que el cuerpo estable abrió la Temporada 2023.

Originalmente representada en cuatro actos y siete cuadros, La Bayadera fue creada por el coreógrafo francés Marius Petipa, con música de Ludwig Minkus sobre un libreto basado en dos dramas del poeta indio Kalidasa, escrito en forma conjunta por Serguéi Judekov y Petipa. Se estrenó en Bolshoi Kamenny de San Petersburgo, el 23 de enero de 1877.

Tanto la dirección como la coreografía y puesta en escena son del coreógrafo Ángel Gómez, la asistencia coreográfica es de Adolfo Burgos; las maestras de ballet son Carolina D’ Urso y Sara Villagra; la maestra ensayista Paula González Castro; el vestuario es del Teatro Argentino de la Plata y el Teatro San Martín; y la coordinación de vestuario es de Julio Rojas.

En los roles principales participan como Nikiya, Belén Serrano (21 y 23) y Sabrina Fresco (22); como Solor, Oscar Medina (21 y 23) y Gastón Gutiérrez (22); en el rol de Gamzatti, Pía Álvarez (21, 22 y 23); en el de Gran Brahmán, Eduardo Giménez; el Fakir Principal será interpretado por Ricardo Contreras (21 y 23) e Isaac Daniel Castro (22); como Aya, María José Diez Gómez (21, 22 y 23); Rajá será personificado por Franco Ríos (21, 22 y 23); como Ídolo de Bronce, Isaac Daniel Castro (21), Emiliano Núñez Campero (22) y Salvador Arbeloa (23); en el rol de Guerrero Principal, Facundo Basso (21 y 23) y Ricardo Contreras (22).

A cargo del Pas de trois del 2º acto estarán María Pía Álvarez Rojo (21 y 23), Victoria Maisano (21 y 23), Sabrina Fresco (21 y 23), Belén Serrano (22), Solana Burgos (22) y Andrea Dilascio (22).

El cuerpo de baile se completa con Julia de La Silva, Flavia Marcantonio, Fionna Viscido, Candela Soto, Oriana Oldani y Maximiliano Díaz. Los refuerzos son Alejandra De Amicis, Valentina Heredia, Luciana Arias, Sofía Fernández Cardone, Agustina García, Lourdes Vieyra, María Florencia Sorane, Rodrigo Gómez, Ulises Romano y Diego Ocampo.

Sobre “La Bayadera”

La Bayadera es un ballet, originalmente representado en cuatro actos y siete cuadros, creado por el coreógrafo francés Marius Petipa con la música de Ludwig Minkus. Es considerado una de las obras fundamentales del repertorio de las compañías de danza clásica. El compositor austriaco Ludwig Minkus puso música a un libreto basado en dos dramas del poeta indio Kalidasa. El libreto fue escrito por Serguéi Judekoy y Petipa. Se estrenó en el Teatro Bolshoi Kamenny de San Petersburgo en 1877.

Solor, noble guerrero, al regresar de la cacería pide estar solo para orar ante la llama sagrada. Una vez señero llama al faquir Magdaveya y le comunica sus deseos de encontrarse con Nikiya, quien es bayadera del templo (bailarina y cantante de la India). Cuando llegan, el Gran Brahman y las otras bailarinas ordenan a Magdaveya que reúna a los otros faquires para preparar la llama sagrada. Las bayaderas aparecen, entre ellas Nikiya, quien parece haber alcanzado el rango de «Gran Bayadera». El Gran Brahman, hechizado de su belleza, le jura amor eterno, pero esta lo rechaza bajo la excusa de que él es un sacerdote. Las bailarinas ejecutan su danza y el faquir comunica a Nikiya los deseos de Solor, Brahman advierte la conversación y lleno de sospechas la sigue. La bailarina sagrada va al encuentro del guerrero, pero el brahmán ve cómo Solor le promete solemnemente sobre el fuego su fiel amor eterno a la joven. En un arranque de furia, el espía comienza a invocar la ira de los dioses como venganza.

El Rajah de la provincia, en recompensa al valor del guerrero, le ofrece la mano de su hermosa hija Gamzatti, por quien queda al instante deslumbrado a pesar de su juramento a Nikiya. Solor no tiene voluntad para rechazar el bondadoso ofrecimiento y el festejo por tal evento comienza con la misma llegada del Gran Brahman, quien supone que el Rajah eliminará a Solor al saber su traición. Para sorpresa suya, el Rajah al escuchar el pacto entre el guerrero y la joven bayadera (quien tendría que bailar también en la fiesta) desea dar muerte a la joven. Gamzatti, que escondida ha escuchado la conversación, trata de persuadir a su rival de que abandone a Solor a cambio de lujosos presentes y alhajas. Ella no acepta y en medio de su desesperación intenta herir a la princesa, quien se promete tomar venganza.

En los jardines reales del Rajah se harán grandes celebraciones en honor al casamiento de su hija con el guerrero, donde también tendrá que danzar Nikiya. Durante su actuación le entregan una cesta de flores de parte de Solor que fue realmente preparada por Gamzatti quien ocultó una serpiente, que muerde mortalmente a la bailarina cuando está oliendo la fragancia de las flores. El Brahman, aún enamorado, le ofrece un antídoto que ella rechaza al ver la pareja de recién casados. A su muerte Solor queda destruido.

Bajo los efectos del opio, el joven guerrero ve a Nikiya, quien se le aparece desde el Reino de las Sombras. Junto a la bayadera, Solor comienza a danzar ante la llama sagrada. Solor queda atrapado en la alucinación, aun cuando aparecen sus compañeros para la preparación de la boda.

Debajo del Gran Buda baila un hombre de bronce. El Gran Brahman y los sacerdotes preparan la boda. Los novios entran rodeados de bayaderas y ejecutan su danza ritual. Gramzatti, Solor y Rajah, bailan, pero Solor sigue atrapado en la visión de Nikiya. Pronto aparece en el centro un cesto con flores idéntico al que dio muerte a Nikiya. Gamzatti aterrada e invadida por la culpa, suplica a su padre la aceleración del ritual. Siguiendo órdenes, el Gran Brahman pronuncia los ritos sagrados. Los dioses furiosos ejecutan su venganza, dejando al templo y a los presentes en ruinas. Finalmente, las almas de Solor y Nikiya se unen hacia la eternidad.

Sobre Ángel Antonio Gómez (Bailarín- Maestro)

Comienza sus lecciones de danza con el maestro Rodolfo Rodríguez, en Tucumán, su provincia natal, en el Teatro Alfredo Guzmán de La Banda del Río Salí. Luego se trasladó a la ciudad de Buenos Aires, donde ingresó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. En el año 2000 ingresó por concurso al Ballet del Teatro Argentino de la Plata, siendo parte integrante hasta la actualidad. Durante su carrera profesional desempeñó primeros roles en obras como Don Quijote, La Bayadera, El Cascanueces, La Bella Durmiente del Bosque, El Lago de los Cisnes, La Cenicienta, Che, El Musical, entre otras. Así también formó parte del Ballet Concierto y de Danza por la Inclusión como maestro y ensayista bajo la dirección del primer bailarín Iñaki Urlezaga. Actualmente, es parte de la prestigiosa compañía “Ballet con Humor” desempeñándose como asistente de dirección y coreógrafo. Su carrera profesional se proyectó en giras internacionales formando parte de espectáculos en Italia, Tailandia, España, Israel. Entre sus destacados maestros se encuentran: Antonio Truyol, Miguel Angel Miranda, Liliana Belfiore, Mario Galizzi, Mirta Furioso, Lidia Segni, Lilian Giovine, Ricardo Rivas, Rodolfo Lastra, Guido Debenedetti y Alejandro Totto. Realizó curso de pedagogía de la danza clásica con la Maestra cubana Aurora Bosch y actualmente forma parte del staff de maestros de la Fundación Maximiliano Guerra. Es Director Artístico de Kunst Compañía de Danza y se desempeñó como Maestro del Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata.

Sobre Adolfo Burgos (Bailarín)

Nació en la ciudad de Salta, inició sus estudios a los 12 años de edad. Su formación artística prosiguió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Ingresó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, donde completó su formación con los maestros Antonio Truyol, Mario Galizzi y Alejandro Totto. También se formó en danza jazz y contemporánea.

Integró las compañías “El Modern Jazz Ballet” (Noemi Coehlo y Rodolfo Olguin), “El Ballet del Mercosur” (Maximiliano Guerra). En el año 2000 ingresa por concurso al Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata, desarrollando una extensa carrera, bailando lo más destacado ballet de repertorio clásico y contemporáneos con grandes maestros y coreógrafos, desempeñando roles de solista y primer bailarín.

Fue invitado a formar parte del «Ballet Concierto» dirigido por el primer bailarín Iñaki Urlezaga, donde realizó extensas giras nacionales e internacionales. También formó parte de la Compañía “Ballet con Humor”.

Como coreógrafo creó las obras “Fantasía de una Mujer”, “Bailando”, “Momentos”, “Cuerpos”, “Boleros de Amor” y “Concierto Errante”. Formó parte de la creación de Kunst Compañía de Danza dirigida por el maestro Ángel Gomez, a su vez se desempeñó como docente en ISEC (Instituto Sudamericano para la Enseñanza de la Comunicación).

Trabajó como maestro de baile, asistente y coreógrafo en las compañías: Ballet Oficial del Parque del Conocimiento Posadas, Misiones), Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata y actualmente en el Ballet Estable de la Provincia de Tucumán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *