24/04/2024
Sociedad

Seis claves sobre la droga inyectable para la obesidad que estará disponible en Argentina

La inminente aprobación del fármaco para el descenso de peso en el país brinda un nuevo escenario para el tratamiento de esta condición. Cuáles son los reparos para su administración, según expertos de Harvard, Clínica Mayo y Monte Sinaí

La obesidad es causada por “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”, según define la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, esta condición tiene aristas más profunda, ya que se trata de una enfermedad multicausal, que es considerada como una epidemia y un problema de salud pública global.

En la Argentina, según datos del Ministerio de Salud, “6 de cada 10 adultos presentan exceso de peso”, siendo que “en niños y niñas en edad escolar, el 30% tiene sobrepeso y el 6% obesidad”. En tanto, a mediados de 2022, la OMS advirtió que “las tasas de obesidad han alcanzado proporciones de epidemia en toda Europa y continúan en aumento”, ya que “cerca de tercios de los adultos, el 59%, y casi uno de cada tres niños, el 29% y el 27% de las niñas, viven con sobrepeso o son obesos”.

Ante este panorama, la ciencia puso el foco en esta realidad y, además de recomendar un abordaje terapéutico integral, comenzó a analizar nuevas drogas para tratar esta condición, las cuales fueron autorizadas en distintas partes del planeta. En Argentina, la droga semaglutida hasta el momento, solo estaba autorizada en su presentación comercial Ozempic™ para pacientes con diabetes tipo 2. Sin embargo, según pudo conocer Infobae, ahora también es inminente la aprobación de la droga inyectable para tratar la obesidad por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), aunque aún no fue oficializado mediante el Boletín Oficial.

Este fármaco, denominado comercialmente como Wegovy™, es calificado como un cambio en el paradigma de los tratamientos para la obesidad, tanto por su practicidad como por su eficacia, ya que la semaglutida, diseñada originalmente para controlar la diabetes tipo 2, demostró ser eficaz también en el descenso de peso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *